Asamblea Ordinaria de Accionistas


"La Asamblea General de Accionistas es el Órgano Supremo de la Sociedad..." así lo establece la primera línea del artículo 178 de la Ley General de Sociedades Mercantiles. Este órgano supremo tiene el papel de establecer los objetivos y las bases conforme dichos objetivos deben ser alcanzados, ya que a partir de ellos los directores, administradores, gerentes, etcétera, podrán establecer la estrategia operativa y financiera a seguir para conseguir la prosperidad de la empresa.


La Asamblea General de Accionistas puede ser Ordinaria o Extraordinaria, dependiendo del tipo de asuntos a tratar. Es el caso que en las Asambleas Extraordinarias se tratan los siguientes temas:

I.- Prórroga de la duración de la sociedad;

II.- Disolución anticipada de la sociedad;

III.- Aumento o reducción del capital social;

IV.- Cambio de objeto de la sociedad;

V.- Cambio de nacionalidad de la sociedad;

VI.- Transformación de la sociedad;

VII.- Fusión con otra sociedad;

VIII.- Emisión de acciones privilegiadas;

IX.- Amortización por la sociedad de sus propias acciones y emisión de acciones de goce;

X.- Emisión de bonos;

XI.- Cualquiera otra modificación del contrato social,

XII.- Los demás asuntos para los que la Ley o el contrato social exija un quórum especial.


Mientras tanto, en las Asambleas Ordinarias se tratarán todos aquellos temas no previstos para las Asambleas Extraordinarias. Entre los puntos que se pueden abordar, encontramos los siguientes:

I.- Discutir, aprobar o modificar el informe de los administradores a que se refiere el enunciado general del artículo 172, tomando en cuenta el informe de los comisarios, y tomar las medidas que juzgue oportunas.

II.- En su caso, nombrar al Administrador o Consejo de Administración y a los Comisarios;

III.- Determinar los emolumentos correspondientes a los Administradores y Comisarios, cuando no hayan sido fijados en los estatutos.


Por lo que hace a la Asamblea Ordinaria de Accionistas, la Ley prevé la obligación de celebrar por lo menos una al año, dentro de los cuatro meses siguientes a la clausura de cada ejercicio social. Tomando en cuenta que cada ejercicio social concluye el treinta y uno de diciembre de cada año, entonces la obligación de celebrar Asamblea Ordinaria deberá cumplirse dentro de los primeros cuatro meses de cada año.


Primordialmente la celebración de la Asamblea Ordinaria deberá buscar con base en los informes presentados por al administración, la toma de decisión respecto al rumbo que debe seguir la empresa, así como los objetivos a alcanzar dentro del siguiente ejercicio social. La administración deberá atender puntualmente los resolutivos de esta asamblea, para efecto de hacer efectivas las determinaciones de los accionistas, dirigiendo recursos y esfuerzos humanos hacia dichos objetivos.


La importancia de la Asamblea Ordinaria se ve reflejada en la prosperidad de la empresa, ya que en esta asamblea se toman decisiones con base información que proviene directamente de la administración; la información que presenta la administración a la Asamblea debe contener:


A) Un informe de los administradores sobre la marcha de la sociedad en el ejercicio, así como sobre las políticas seguidas por los administradores y, en su caso, sobre los principales proyectos existentes.

B) Un informe en que declaren y expliquen las principales políticas y criterios contables y de información seguidos en la preparación de la información financiera.

C) Un estado que muestre la situación financiera de la sociedad a la fecha de cierre del ejercicio.

D) Un estado que muestre, debidamente explicados y clasificados, los resultados de la sociedad durante el ejercicio.

E) Un estado que muestre los cambios en la situación financiera durante el ejercicio.

F) Un estado que muestre los cambios en las partidas que integran el patrimonio social, acaecidos durante el ejercicio.

G) Las notas que sean necesarias para completar o aclarar la información que suministren los estados anteriores.


Toda la información que contiene el informe de la administración y que debe ser presentado ante la Asamblea, resulta vital para la toma de decisiones. El conocimientos de esta información permite a los Accionistas conocer la realidad de su empresa, su situación financiera y patrimonial, así como las acciones que se tomaron y los logros alcanzados en el ejercicio social, y de esta forma se pueden crear una visión global e integral de la situación que guarda su empresa, para poder determinar el futuro de la misma.


Invitamos a los administradores, comisarios, accionistas, asesores, consultores, contadores que se hayan permitido un poco de su tiempo para leer este artículo, para que consideren sustraer su esencia y se motiven a llevar a cabo sus asambleas. Consideren que las sociedades mercantiles que prevalecen en el tiempo se caracterizan por el cuidado que ponen al cumplimiento de sus obligaciones legales.





7 visualizaciones0 comentarios